¿Qué es un flash externo y cuándo lo necesito?

por Feb 21, 20240 Comentarios

Un flash externo es un dispositivo de iluminación portátil que se utiliza en fotografía para agregar luz adicional a una escena. A diferencia del flash incorporado en la cámara, que está integrado en el cuerpo de la cámara y tiene una potencia limitada, el flash externo ofrece mayor potencia y flexibilidad en términos de dirección y ángulo de la luz.

En este artículo exploraremos las ventajas de utilizar un flash externo, las situaciones en las que puede ser necesario su uso, cómo elegir el flash externo adecuado y algunos consejos para utilizarlo de manera efectiva.

Ventajas de utilizar un flash externo

El uso de un flash externo en lugar del flash incorporado en la cámara tiene varias ventajas significativas:

Mayor potencia de iluminación

El flash externo es capaz de producir una luz mucho más potente que el flash incorporado en la cámara. Esto es especialmente útil en situaciones de poca luz donde se necesita una iluminación adicional para capturar detalles en la escena, como las situaciones que describo en mis mentorías para fotografos.

Possibilidad de ajustar la dirección y el ángulo de la luz

Un flash externo permite ajustar la dirección y el ángulo de la luz, lo que te brinda control sobre cómo quieres iluminar a tu sujeto. La presente acción resulta sumamente beneficiosa en circunstancias en las que las condiciones de iluminación son adversas o en el momento en que deseas obtener un efecto de sombras particular.

Menor tiempo de reciclaje

Los flashes externos tienen un tiempo de reciclaje más rápido en comparación con los flashes incorporados en la cámara. Esto significa que podrás tomar fotos más rápidamente y no perderás oportunidades importantes mientras esperas a que el flash se recargue.

Mayor duración de la batería

Los flashes externos tienen su propia fuente de energía, generalmente pilas o baterías recargables. Esto significa que la vida útil de la batería del flash externo no afectará la vida útil de la batería de tu cámara, lo que te permite tomar más fotos sin preocuparte por quedarte sin energía.

flash externo

Situaciones en las que se necesita un flash externo

El flash externo es especialmente útil en las siguientes situaciones:

Fotografía en condiciones de poca luz

La fotografía en condiciones de poca luz puede presentar desafíos, ya sea en una escena nocturna o en interiores con luz tenue. Un flash externo puede proporcionar la iluminación adicional necesaria para capturar detalles y prevenir imágenes borrosas.

Eliminación de sombras no deseadas

En situaciones donde la luz natural o existente crea sombras no deseadas en tu sujeto, el uso de un flash externo puede ayudar a eliminar esas sombras duras y crear una iluminación más uniforme en tu fotografía.

Rellenar luces en fotografía de retrato

En la fotografía de retrato, el uso de un flash externo puede ayudar a equilibrar las luces y sombras en el rostro del sujeto, brindando una iluminación más suave y evitando que el fondo se sobreexponga.

Congelar el movimiento en fotografía de acción

En la fotografía de acción, donde el movimiento es rápido y continuo, el flash externo puede ayudar a congelar el movimiento al proporcionar una ráfaga de luz rápida y potente, permitiéndote capturar sujetos en movimiento sin borrosidad.

Configuración correcta del flash externo en la cámara

Primer paso: sincronización del flash externo

Para asegurarte de que el flash externo se sincronice correctamente con la cámara, debes asegurarte de que esté conectado físicamente a la cámara mediante la zapata de accesorios o dispositivos de conexión inalámbrica. Consulta el manual de tu cámara y flash externo para obtener instrucciones paso a paso.

Ajuste de la potencia del flash

Una vez que hayas sincronizado el flash externo con la cámara, podrás ajustar la potencia del flash. Esto te permitirá controlar la intensidad de la luz emitida. Una potencia más alta será útil en situaciones de poca luz, mientras que una potencia más baja será adecuada cuando no desees una iluminación demasiado intensa.

Ajuste del ángulo y la dirección de la luz

Uno de los beneficios clave de utilizar un flash externo es tener el control total sobre la dirección y el ángulo de la luz. Puedes utilizar un soporte o un difusor para redirigir la luz en la dirección deseada. Experimenta y ajusta el ángulo para crear la iluminación que mejor se adapte a tu visión creativa.

Utilización de difusores y modificadores de luz

Para suavizar y controlar aún más la luz emitida por el flash externo, puedes utilizar difusores y modificadores de luz. Estos accesorios ayudan a crear una iluminación más suave y disminuyen las sombras duras, lo que puede ser especialmente útil en la fotografía de retrato.

Práctica y experimentación

La clave para utilizar un flash externo de manera efectiva es la práctica y la experimentación. Tómate el tiempo para familiarizarte con las diferentes configuraciones y técnicas, y no tengas miedo de probar cosas nuevas. La experiencia te ayudará a comprender mejor cómo utilizar el flash externo en diferentes situaciones fotográficas y cómo obtener el resultado deseado.

Cómo elegir un flash externo adecuado

Consideraciones antes de comprar un flash externo

Antes de comprar un flash externo, hay algunas consideraciones importantes que debes tener en cuenta:

Presupuesto:

Determina cuánto estás dispuesto a invertir en un flash externo. Los precios de los flashes externos varían en función de su calidad, potencia y características adicionales.

Necesidades específicas:

Considera qué tipo de fotografía deseas hacer con el flash externo. Si te interesa la fotografía de retrato o gastronomía, es posible que necesites un flash con funciones de modelado de luz y capacidad de ajuste de la temperatura de color. Si te interesa la fotografía de acción, es posible que necesites un flash con un tiempo de reciclaje rápido.

Compatibilidad:

Asegúrate de que el flash externo sea compatible con tu marca y modelo de cámara. Algunos flashes externos son específicos para ciertas marcas de cámaras, mientras que otros son compatibles con múltiples marcas.

Características clave a tener en cuenta

Cuando busques un flash externo, presta atención a las siguientes características:

Número de guía:

El número de guía es una medida de la capacidad del flash para iluminar una escena. A mayor número de guía, mayor potencia de iluminación ofrecerá el flash.

Modos de flash:

Los diferentes modos de flash, como el modo manual, el modo TTL y el modo de sincronización a alta velocidad (HSS), brindan más control y versatilidad al utilizar el flash. Asegúrate de que el flash externo tenga los modos que necesitas para tus proyectos fotográficos.

Tiempo de reciclaje:

El tiempo de reciclaje se refiere al tiempo que tarda el flash en recargarse después de tomar una foto. Un tiempo de reciclaje más corto te permitirá tomar fotos más rápidamente y no perder oportunidades importantes.

Marcas y modelos recomendados

Aquí hay una lista de marcas y modelos populares de flashes externos que puedes considerar:

  • Canon Speedlite 600EX II-RT
  • Nikon SB-5000
  • Sony HVL-F60RM
  • Godox V860II
  • Profoto A1

Cada modelo tiene sus propias características y funcionalidades, por lo que te recomendamos investigar y leer reseñas antes de tomar una decisión final.

Conclusiones

En resumen, un flash externo es una herramienta invaluable en la fotografía, especialmente en situaciones de poca luz y cuando se busca mayor control sobre la iluminación. Utilizar un flash externo te brinda una mayor potencia de iluminación, la capacidad de ajustar la dirección y el ángulo de la luz, un tiempo de reciclaje más rápido y una mayor duración de la batería. Antes de comprar un flash externo, considera tu presupuesto, tus necesidades específicas y la compatibilidad con tu cámara. Recuerda experimentar y practicar para obtener los mejores resultados.